Una prueba de fuego, en mi regreso a la Enfermería || A trial by fire, my return to the Infirmary

avatar

Luego de varios meses en casa, en los que me encontraba desvinculado de la profesión de la enfermería, decidí finalmente retornar al trabajo. Sin embargo, no fue para nada la anémica economía personal, quien me hiciera marcharme de mi anterior desempeño, ni tampoco la que me impulsa a regresar. El motivo de todo este período desvinculado fue meramente personal, problemas de salud transitorios que uno va afrontando. A los que, quizás como una prueba más de fuerza, se me le unieron la ida del país de la madre de mi hijo.

Scroll up to view English translation.

En tan solo un instante, me vi entre la espada y la pared tomando decisiones radicales, pero necesarias en su momento. Fue así como guindé en el clóset el uniforme blanco característico de la profesión, para ponerme el traje de madre y padre a la vez. Pero sin que puedan tildarme de algún resto siquiera de machismo, les puedo asegurar que la casa, no es para el hombre. Como tampoco es para la mujer, aunque sea el caso de que les agrade ser ama de casa a cualquier sexo, ¿por qué no?

1000275041.jpg

En el hogar se trabaja tanto, e incluso más que en cualquier centro de trabajo, pero pasa que no es tan constante. Y quizás se canse un poco el cuerpo, eso sí, porque hay días intensos, pero la mente... no creo. Demasiado tiempo entre las cuatro paredes del hogar, aunque podría ser el paraíso platónico de alguien más, puede llegar a convertirse en una tortura. Y lo fue de cierta manera, tal vez no con esa intensidad en su comienzo. Pero tanto tiempo ocioso, horas pegadas a la pantalla del teléfono, pueden enfermar a cualquiera.

Como seres humanos que somos, necesitamos actividad social con otros iguales. Pero nada de pantallas de móviles de por medio, la interacción en vivo y en directo es irremplazable, así como necesaria para nosotros. Como de igual manera, esa sensación de sentirnos útiles, realizados, porque como dicta la ley: "todos los extremos son malos". En esos momentos, donde la ansiedad se convirtiera en mi peor aliada, mi familia fuera uno de los pilares necesarios para afrontar el problema.

1000275042.jpg

De ahí el motivo de mi regreso, aunque en esta ocasión le dije adiós a mis anteriores centros de trabajo, los hospitales. Pues ya estuvo bastante bien de mi cuota de atención al grave en estas instalaciones, de las que me llevo un gran aprendizaje, tanto de vida, como de profesional. Recientemente, hice el proceso de reubicación para la Atención Primaria de Salud, con el objetivo de acercarme un poco a mi hogar. Tratando con este fin, de facilitarme el poder atender a mi familia.

La suerte, o quizás un poco más, esta vez estuvo de mi lado. Fue así como di el comienzo a pertenecer a mi Policlínico Raúl Sánchez, del que fuera paciente y ahora trabajador. Me he estado preparando en estos últimos días en esta unidad, en temas de vacunación, citología, etcéteras. Con el fin de recuperar conocimientos para afrontar la tarea de llevar un Consultorio Médico.

1000275043.jpg

Aunque la idea que tenía primeramente fuera algún Cuerpo de Guardia en el mismo policlínico, o la Posta Médica que prácticamente limita con mi hogar, en el kilómetro 5 de la carretera a Luis Lazo. Resulta que allí necesitaban un enfermero para el Consultorio # 92, pues el mismo convive con otro en el mismo local. La enfermera del # 91 estaba con la difícil tarea de llevar los dos, me tranquiliza de cierta manera el saber que estaré allí con alguien más.

Y como todo en esta vida va a ser todo un proceso de adaptación, hasta que finalmente le lleve la vuelta al trabajo. Este viernes pasado, mientras me preparaba para otro día en el local de citología del policlínico, me llama el Jefe de Enfermeros. Me pidió disponibilidad para que le cubriera en el Cuerpo de Guardia, pues la enfermera de turno no se había presentado.

1000275098.jpg

Algo que me pareció muy bien en ese momento, pues probaría de nuevo después de un tiempo, toda esa adrenalina de este tipo de actividades. Como era una reciente incorporación, no quisieron dejarme el turno completo solo hasta el otro día. Razón por la cual, a las 5 de la tarde, cuando mi Hoja de Cargo marcaba los 47 pacientes asistidos, me relevaba un enfermero al que quizás no le hacía ninguna gracia estar allí, pero el deber llamaba.

Durante toda esta prueba "de fuego", en el regreso a una enfermería, puedo decir que nunca estuve solo. Ya que todo este piquete de profesionales de la salud, estuvieron por la enfermería del Cuerpo de Guardia. Ya fuera ayudando o socializando, siempre cualquier pequeño detalle aligera la carga de trabajo, como cuando mi esposa me hizo la visita con un rico preparado a la hora de almuerzo.

1000275068.jpg

Y nada, que al final tampoco es una cosa constante, pues varía según la caga de tratamientos de los pacientes. Quizás por los fríos que nos están frecuentando, pues se encuentren en el momento las enfermedades respiratorias. Generalmente, por lo que pude apreciar, va redondeando entre los horarios, que se comparten entre la mañana, así como la tarde noche.

Bueno, familia, esta es mi historia, lo más reciente de esta razón de ser que tiene o encuentra uno. Y como es sabido que nos queremos mutuamente, les quería compartir. Nada más cierto en esta vida como todas esas cositas pequeñas, a las que debemos también prestarle atención, aunque no lo parezca, ya que completan de igual manera nuestro bienestar.

Las imagenes utilizadas en el post son de mi propiedad, tomadas con mi móvil Xiaomi Redmi Note 10 S. Textos llevados al Inglés por Deepl Traslate.


ENGLISH VERSION (click here!)


After several months at home, during which I was disconnected from the nursing profession, I finally decided to return to work. However, it was not at all the anemic personal economy, which made me leave my previous job, nor what drives me to return. The reason for all this period of disengagement was purely personal, transitory health problems that one is facing. To which, perhaps as a further test of strength, I was joined by the departure of my son's mother from the country.

In just an instant, I was between a rock and a hard place, making radical but necessary decisions at the time. That is how I hung in the closet the white uniform characteristic of the profession, to put on the suit of mother and father at the same time. But without being branded with any trace of machismo, I can assure you that the house is not for men. Nor is it for women, even if it is the case that either sex enjoys being a housewife, why not?

At home you work as much, or even more than in any workplace, but it happens that it is not so constant. And maybe the body gets a little tired, yes, because there are intense days, but the mind... I don't think so. Too much time between the four walls of home, although it could be someone else's platonic paradise, can become torture. And it was in a way, maybe not with that intensity in the beginning. But so much idle time, hours glued to the phone screen, can make anyone sick.

As human beings, we need social activity with peers. But no mobile screens in between, live interaction is irreplaceable, as well as necessary for us. Likewise, that feeling of being useful, fulfilled, because as the law dictates: "all extremes are bad". In those moments, when anxiety would become my worst ally, my family would be one of the necessary pillars to face the problem.

Hence the reason for my return, although this time I said goodbye to my previous work centers, the hospitals. Well, I had enough of my share of care to the serious in these facilities, from which I take a great learning, both in life, as a professional. Recently, I made the process of relocation to Primary Health Care, with the aim of getting a little closer to my home. Trying to make it easier for me to take care of my family.

Luck, or maybe a little more, was on my side this time. This is how I started to belong to my Polyclinic Raul Sanchez, of which I was a patient and now a worker. I have been preparing in recent days in this unit, on issues of vaccination, cytology, and so on. In order to recover knowledge to face the task of running a medical office.

Although the first idea I had was to have a Guard Corps in the same polyclinic, or the Medical Post that practically borders my home, at kilometer 5 of the road to Luis Lazo. It turns out that there they needed a nurse for Clinic # 92, since the same one lives with another one in the same place. The nurse of # 91 was with the difficult task of carrying both, it reassures me in a way to know that I will be there with someone else.

And like everything in this life it is going to be a process of adjustment, until I finally get her back to work. This past Friday, as I was getting ready for another day at the polyclinic cytology facility, I get a call from the Chief Nurse. He asked for my availability to cover for him in the On-Call Corps, as the nurse on duty had not shown up.

Something that seemed very good to me at the time, because I would try again after a while, all that adrenaline of this type of activities. As I was a recent incorporation, they didn't want to leave me the whole shift alone until the next day. For this reason, at 5 o'clock in the afternoon, when my charge sheet showed 47 patients assisted, I was relieved by a nurse who perhaps did not like being there, but duty called.

During this whole "trial by fire", on my return to an infirmary, I can say that I was never alone. For this entire picket line of health care professionals were all over the Guard Corps infirmary. Whether it was helping or socializing, any little detail always lightens the workload, as when my wife paid me a visit with a delicious lunchtime treat.

And nothing, that in the end it is not a constant thing, because it varies according to the treatment of the patients. Perhaps because of the cold weather that is frequenting us, because the respiratory diseases are found at the moment. Generally, as far as I could appreciate, it goes rounding between the schedules, which are shared between the morning as well as the evening.

Well, family, this is my story, the most recent of this raison d'être that one has or finds. And as it is known that we love each other, I wanted to share it with you. Nothing more true in this life as all those little things, to which we must also pay attention, although it may not seem so, as they complete our well being.

The images used in the post are my property, taken with my mobile Xiaomi Redmi Note 10 S. Texts translated into English by Deepl Translate.

IMG_20230518_081016.png

Edited in canva.

1000209492.png

2dk2RRM2dZ8gKjXsrozapsD83FxL3Xbyyi5LFttAhrXxr16mCe4arfLHir9abEcfyUJdne2NmRpPev8XTWsNCo7d7QfjJweYZDGExmMB2f8Y8LJas2JagQetrn9vWVbZdCAfCUaoDLo2QcwREf41XPyKaPJMFsVnuxggjgWPbb.gif

colmena (3).gif



0
0
0.000
18 comments
avatar

Que bueno amigo , nada como salir y trabajar y entretener un poco la mente , no se puede vivir pendiente al teléfono , hay más cosas que hacer y tu labor es muy noble 👍❤️

0
0
0.000
avatar

Tienes mucha razón, mucho más si una parte de tu tiempo lo dedicas en hacer algo que te gusta, de paso aportando un servicio a la sociedad. Gracias a ti por llegarte por el blog ☺️.

0
0
0.000
avatar

Hola amigo, que bueno que regreses a tu profesión siempre ayudando a los demás

0
0
0.000
avatar

La enfermería no deja de ser una profesión de mucha dedicación, pero a la cuál con el tiempo le llegué a agarrarle un gran aprecio. En parte es motivante de cierta manera todo ese cariño de parte del doliente, cuando le brindas una buena atención. Gracias por leer, una bonita noche para ti 😊

0
0
0.000
avatar

Bienvenido de regreso, el mundo de la salud es muy bonito, a veces yo también lo extraño un poco, sobre todo por las bonitas relaciones que surgen del contacto diario con los pacientes. ❤

Sé que afrontarás está nueva etapa con lindas energías. Mucho éxito 🙌 🥰🪄

0
0
0.000
avatar

Gracias por el cariño Ceci, la verdad se sintió bien estar de vuelta. Aunque nada comparado a lo que uno está acostumbrado. Cómo dicen por ahí: "el que no quiere caldo se le dan dos tazas" 😂. Tanto que le huí a la pediatría y no sabes la cantidad de niños que tuve que inyectar con Penicilinas 🫣. Un abrazo para ti, que tengas una linda noche ✨.

0
0
0.000
avatar

Qué chino más lindo en uniforme. Me alegro que retomes tu trabajo que la casa embota el cerebro y hace pensar tonterías.

0
0
0.000
avatar

Todavía me queda el uniforme 😂, aunque tuvimos que tirarlo contra la máquina de coser, porque de lo que era antes del peso que tengo ahora fue bastante.

0
0
0.000
avatar

¡Buenísima noticia esta! Me alegro tanto por ti. Y entiendo también que en la vida todo tiene su proceso, que sirve para pensar, valorar y luego actuar. Lindo que te ves 😍.

0
0
0.000
avatar

Gracias por estar ahí cuando hacía falta y por tantos consejos 🤗 vamos retomando el camino.

0
0
0.000
avatar

Que bueno que decidiste regresar y más a una profesión tan necesaria como la tuya. Un aplauso para todos los trabajadores de la salud 👏

Me alegro por ti, seguro que recuperas tu ritmo en poco tiempo.

0
0
0.000
avatar

Hermano la vida siempre está llena de sacrificios y giros que no esperamos, a veces necesitamos tiempo para seguir adelante.
Un saludo hermano.

0
0
0.000
avatar

Asi es amigo mío, otro motivo más por el cual hay que seguir luchando. Ahí vamos batallando poco a poco 🤗

0
0
0.000
avatar

Buena suerte amigo, espero que te sientas agusto de nuevo en el oficio, un saludo y palante

0
0
0.000
avatar

Super bueno que te vuelvas a vincular al trabajo en tu gran profesión espero que dures muchos años más ayudando a las personas

0
0
0.000